Viajes a otra época

Tren de Felipe II

El Tren de Felipe II es un tren turístico que realiza el trayecto Madrid – El Escorial. Inicia su recorrido en la madrileña Estación de Tren de Príncipe Pío y, tras adentrarse en la Sierra de Guadarrama, llega a la Estación de Tren de El Escorial, entorno donde los viajeros podrán disfrutar de la gran oferta patrimonial, cultural, y artística, así como de la gastronomía que ofrecen, tanto el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial como de la Leal Villa de El Escorial.

El tren está compuesto por una locomotora y coches de viajeros del siglo XX, que harán que este viaje se convierta en toda una experiencia, casi digna de reyes.

Recorrido del Tren de Felipe II

Descubre el nuevo Tren de Felipe II, una oportunidad excepcional para conocer El Escorial y averiguar por qué el rey del Imperio en el que nunca se ponía el sol eligió este lugar para descansar y no otro.

Felipe II de España, llamado «el Prudente», fue rey de España, de Nápoles y Sicilia, de Portugal y los Algarves, y de Inglaterra e Irlanda iure uxoris.

Hijo y heredero de Carlos I de España e Isabel de Portugal, hermano de María de Austria y Juana de Austria, nieto por vía paterna de Juana I de Castilla y Felipe I de Castilla y de Manuel I de Portugal y María de Aragón por vía materna, es uno de los monarcas más importantes de la Historia.

Modernizó el primer imperio de carácter mundial, en el que “nunca se ponía el Sol”, que integraba territorios de todos los continentes, lo que le supuso numerosas conflictos con varias potencias internacionales.

En 1561 trasladó la capital de España a Madrid y en 1563 inició las obras de construcción del Monasterio de El Escorial, donde murió el 13 de septiembre de 1598 a los 71 años de edad.

El tren parte de la Estación de Tren de Príncipe Pío (vía 7)

Esta estación está situada en uno de los intercambiadores más importantes de la capital. En el confluyen líneas de metro, cercanías Renfe y líneas de autobuses urbanas e interurbanas.

Tren de Cervantes

Miguel de Cervantes, el escritor más famoso de la lengua castellana, nació en 1547 en Alcalá de Henares, ciudad Patrimonio de la Humanidad. Como recuerdo a tan inolvidable escritor, el Tren de Cervantes viaja desde Atocha hasta Alcalá de Henares representando alguno de los pasajes más famosos y recordando su obra más importante “El Quijote”.

Descubrir la ciudad de Alcalá de Henares a través del Museo de su Casa natal, de la Universidad o de otros edificios emblemáticos, es la mejor forma de acercarnos y comprender la obra de tan insigne literato. La visita, que tiene lugar en 2018 del 7 de abril al 28 de julio y del 1 de septiembre al 8 de diciembre, se inicia en la estación de Madrid Atocha. Allí animadores vestidos a la manera del Siglo de Oro reciben a los viajeros y posteriormente representan pasajes cervantinos durante el trayecto.

Al llegar a la ciudad los viajeros iniciarán un recorrido por el casco histórico. El itinerario incluye los edificios más destacados del conjunto monumental complutense y finaliza a tiempo para poder disfrutar de la gastronomía que ofrecen los restaurantes asociados al programa, donde recibirán un descuento por viajar en el Tren de Cervantes.

Tren de la Fresa

Durante las temporadas de primavera y otoño (en 2018, sábados y domingos, desde el 14 de abril al 21 de octubre, excepto julio, agosto y las tres primeras semanas de septiembre) se pone en marcha el Tren de la Fresa que continúa, desde 1984, con su tradicional recorrido de Madrid a Aranjuez, localidad famosa por sus exquisitas fresas y cuyo Paisaje cultural es Patrimonio de la Humanidad. El tren, que recrea el que hiciese el primer trayecto ferroviario de la Comunidad de Madrid, sale desde la Estación de Príncipe Pío.

En el año 1851 Isabel II inauguró el primer trayecto ferroviario en Madrid, el segundo de la Península, para unir el Palacio Real de Aranjuez con la capital. Este trazado, que en un principio se construyó con la intención de unir Madrid con el mar Mediterráneo, concluía en la estación de Aranjuez pero, para mayor comodidad de la realeza, se prolongó hasta el Palacio. Desde 1984, el Tren de la Fresa (llamado así porque durante el trayecto el personal vestido de época ofrece una degustación de fresas) homenajea este revolucionario invento, que simboliza la llegada de la industrialización a nuestro país.

El tren parte de la estación de Príncipe Pío, encabezado por la locomotora eléctrica 289-015, una máquina histórica de los años 70 perteneciente al Museo del Ferrocarril.  Tras él, un coche de viajeros de segunda clase que forma parte de una de las primeras series de coches metálicos encargados por Renfe entre 1947 y 1953. La composición del tren la completan los tradicionales cuatro coches de madera denominados ‘Costa’, construidos entre 1914 y 1930, que cubrían los servicios de cercanías de la compañía MZA (Madrid-Zaragoza-Alicante), un furgón y un vagón de la década de 1960.